Implantes Cocleares

El implante coclear es un dispositivo implantado quirúrgicamente que transmite estimulación electrónica dentro del oído interno. Se utiliza para proveer audición parcial a personas con pérdidas auditivas profundas.

El implante coclear tiene elementos internos(implantados) y elementos externos. Un micrófono externo(usualmente montado en una pequeña pieza que se utiliza al nivel del oído) recoge los sonidos del habla y otros sonidos en el ambiente. Este sonido es entonces transformado en señales eléctricas mediante una sofisticada unidad de procesamiento,conocida como un procesador del habla, la cual es del tamaño de un radio portátil o colocado detrás de la oreja.  Las señales eléctricas son transmitidas a un receptor interno a través de la piel. Estas son enviadas a una columna de electrodos la cual está implantada en la cóclea(oído interno) para estimular el nervio auditivo. El nervio auditivo envía estas señales al cerebro donde son interpretadas como sonidos. Una vez la incisión de la cirugía ha sanado, el dispositivo es programado para atender las necesidades auditivas del paciente. El implante coclear es diferente al auxiliar auditivo debido a que este no amplifica el sonido sino que rebasa las partes que no funcionan del oído interno y estimula electrónicamente las células restantes para producir una sensación de sonido.

El implante coclear no le provee al usuario audición normal. Sin embargo, los resultados reportados con los implantes cocleares de hoy en día indican que la mayoría de los pacientes implantados demuestran la capacidad de entender el habla. (Adaptado de”Entendiendo Implantes Cocleares” de la Corporación MEDEL.) Los beneficios que se pueden recibir con un implante coclear dependen  de varios factores que incluyen: a qué edad se diagnosticó la pérdida auditiva, a que edad se hace el implante, la duración de la pérdida auditiva previo al implante, proficiencia en el lenguaje hablado o de señas, experiencia auditiva previa, apoyo familiar y motivación del usuario, la condición de la cóclea, consistencia en el uso del implante, programación apropiada del implante y la calidad del seguimiento luego de la cirugía.

La Administración De Drogas y Alimentos (FDA) ha aprobado varios de estos dispositivos para el uso con niños entre de 2 a 17 años de edad, los cuales llenen los requisitos, independientemente de la edad en la que sufrieron la pérdida auditiva. Niños que llenen los requisitos pueden recibir un implante tan jóvenes como al 1er año de edad.  Para ser considerado candidatos para un implante coclear, los niños tienen que pasar por una evaluación rigurosa por parte de un grupo de especialistas. En general no se recomienda un implante coclear si la pérdida auditiva del niño(a) no se considera como una severa o profunda.

Los niños con implantes necesitan recibir terapia continua para maximizar el posible beneficio. Generalmente esto envuelve adiestramiento auditivo varias veces a la semana. Esto no elimina la necesidad de un plan individualizado de estudios. El progreso obtenido con un implante varía de persona en persona. Un implante coclear es bastante costoso. Sin embargo con la aprobación del FDA, muchas compañías de seguro proveen cubiertas parciales o completas del costo. La mayoría de las compañías que producen los implantes, tienen personas que se especializan en resolver problemas de reembolso con las compañías de seguro.